Día 1: la importancia de los backups y la nube

Vaya día más liado que llevo. Y eso que no he hecho apenas nada.

Anoche me quedé hasta las 3 de la mañana acabando el diseño de la etiqueta de un champú para perros que me habían mandado. Total, que empecé con el Illustrator pensando que después de varios meses usándolo para crear logos era la hora de ponerme a eso, a ilustrar y maquetar con él. Al final y después de mucho rato peleándome con la pluma (¿no podrían hacerla como la de su hermano Photoshop?) y con el pegar dentro (ah, no, que aquí se llama “máscara de recorte” y es muuuuuucho más incómoda que la de su primo InDesign) decidí que ya era hora de dejar de perder el tiempo y hacerlo con una herramienta con la que me siento más cómodo. Total, que elegí mi vetusto y querido Freehand y acabé el borrador lo antes posible.

montaje de la etiqueta del champú

montaje de la etiqueta del champú

El problema fue que entre que era tarde y que había pasado 12 horas delante del PC, a la hora de eliminar los archivos del borrador no me di cuenta de que estaba eliminando la carpeta de la otra pantalla (uno de los pocos inconvenientes que encuentro en el uso de dos monitores), que era además la de mi portfolio personal. En cuanto me dí cuenta cancelé inmediatamente, pero el daño ya estaba hecho: el archivo final, el que contaba con los textos sin trazar y las imágenes asociadas al archivo ya estaban eliminadas, y aunque que aún cuento con el PDF, a la hora de añadir o quitar trabajos la cosa es mucho más tediosa.

El caso es que llevo varias horas instalando y probando recuperadores de archivo y aunque sí he recuperado el .FH11 de un borrador del portfolio, no he podido conseguir el archivo final ni el no trazado, ni tampoco las imágenes externas, por lo que tocará maquetar de nuevo.

La experiencia me ha servido para dos cosas: la primera, para aprovechar la ocasión y mejorar el diseño de mi portafolios. Ya que tengo que hacerlo de nuevo, vamos a mejorarlo. La segunda y más importante: haz Backups SIEMPRE y en varios lugares. Afortunadamente el hosting que utilizo no tiene límite de hospedaje, por lo que los 120GB de información “sensible” que poseo ya están en proceso de “nubizarse” o “ennubarse” o como se diga lo de subir información a la nube. Para aquellos que no tengan hosting o no quieran utilizarlo para estos menesteres, hay servicios gratuitos como Dropbox o Amazon Cloud Drive que nos permiten tener nuestro un espacio virtual de tamaño variable (entre 2 y 5 GB en la versión free) en la nube para almacenar los archivos que deseemos.

Hacedme caso, utilizadlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: